Hostal Alamare
Ponemos Sevilla a tu alcance

Hostal Alamare

Hostal Alamare

Es la aventura que la familia Arias Sánchez emprendimos en el año 1992. Desde nuestro barrio, enclavado en el nudo de comunicaciones de la zona este de la ciudad y con un corte de población de clase media trabajadora; vimos la posibilidad de ofrecer un lugar de descanso para turistas y trabajadores bien situado y tranquilo.

Para ello construimos las habitaciones y las mantenemos como lo hacemos con nuestra propia casa, poniendo especial interés en que los clientes encuentren un descanso tranquilo, cómodo y limpio.

En estos años hemos reformado y mejorado nuestras instalaciones para procurar el mejor y más completo servicio ofreciendo en la actualidad habitaciones con baño privado, climatizadas, internet wi-fi y una recepción abierta 24 horas todos los días del año.

Hostal Alamare

Desde La Negrilla, podemos ofrecer un alojamiento tranquilo entre zonas residenciales e industriales en el nudo de comunicaciones del este de Sevilla, que nos permite un rápido acceso a cualquier parte del interior o exterior de la ciudad.

Nuestro barrio se encuentra en pleno crecimiento, por lo que disfrutamos tanto de un ambiente joven y moderno con numerosos bares y restaurantes, tres supermercados, gasolinera o farmacias; así como cómodas infraestructuras de nueva construcción; como el parque de la Hacienda Su Eminencia, las instalaciones deportivas municipales de Amate, ambulatorio, estación de cercanías, 4 líneas de autobuses, rápidas conexiones a la autovía de circunvalación de la ciudad,  al Puerto de Sevilla, aeropuerto de San Pablo o al Palacio de Congresos (FIBES).

¿Que significa Alamare?

Real Academia de la Lengua: alamare.

(Del ár. hisp. ‘alam, adorno [en la ropa]).

1. m. Presilla y botón, u ojal sobrepuesto, que se cose, por lo común, a la orilla del vestido o capa, y sirve para abotonarse, o meramente para gala y adorno o para ambos fines.

En la difícil búsqueda de un nombre nos decidimos por Alamare al ser esta una palabra en claro desuso y riesgo de perdida pues solo la usan, y razas veces, taurinos y cofrades al referirse a este detalle de los bordados; identificándonos como algo típicamente sevillano y detallista.